Patricia Romero | La caja y la luna
21824
page,page-id-21824,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 
Portada La Caja y
NOUED_
Una caja magullada y un ratón desorejado.
Un niño, una luna soñada, un abuelo malhumorado. 

Estos son los habitantes de una historia para todos;
niños que viven en cuerpos infantiles y también en los adultos,
niños de todos modos, en todas partes del mundo. 

Siempre soñar.

Un ratoncito y una caja roja dejan de ser perfectos en un mundo lleno de comodidades, pero muy reducido: La habitación de un abuelo.

Una metáfora de la vida, pero también y sobre todo, una metáfora de los sueños. De romper moldes y salir de la zona de felicidad irreal que nos limita y no nos deja ser aquellos que somos. Y después de todo, una bonita forma de entender la vida como un proceso que en algún punto termina —dulcemente— en las estrellas.

Hay cuentos verticales y cuentos horizontales; historias cuadriculadas y otras redondas como la luna. La caja y la luna es un cuento vertical que sube y sube y sube hasta alcanzar la luna. Como los sueños.

La autora se acerca al lenguaje infantil, a los colores y palabras que emplean los niños de hoy para definir sus mundos y situarse a su mismo nivel. Soñar es fácil para un niño, casi una música pegadiza; son escasos sus recuerdos e infinito su futuro, muy extenso y vertical su concepto del tiempo. Para ellos, subir a la luna en una caja de cartón es algo perfectamente normal. Las texturas, los colores intensos, los trazos gruesos y sencillos son la forma de expresarse.

No es fácil para un adulto acceder a ese lenguaje, comprenderlo e intentar reproducirlo. Hay que oír y ver expresarse a un niño pacientemente durante horas. Puede ser agotador, pero seguro que es fascinante. La caja y la luna invita a soñar. Y una caja puede convertirse en cualquier cosa. Como nuestro destino, una caja puede ser un cohete y alcanzar la luna.

Cuento solidario:

La autora y la traductora destinan a la FUNDACIÓN JUEGATERAPIA el 10% de los beneficios de este cuento, para el cumplimiento de sus fines fundacionales.

Juegaterapia es una fundación  que trabaja para hacer más llevadera la vida de los niños enfermos de cáncer en los hospitales. Llevan a cabo muchos proyectos que podéis conocer en www.juegaterapia.org

Nou editorial / Noviembre 2017

Noueditorial.com / info@noueditorial.com